Cuando los imprevistos pasan a ser tu mayor aliado

“Un viernes gris, húmedo y sombrío por la mañana, camino por la plaza Thibault de Ciudad del Cabo en busca de Riviera Salon. […] siento un amargo cansancio que me atrae y sé que la historia que probablemente estoy a punto de escuchar tampoco va a ser mucho más ligera. […] En el interior, Lorenzo Bonavita se sienta solo e inmóvil con las gafas colgando sobre los ojos cansados, mirando las páginas del periódico matutino. 

Lorenzo, quien cumplió 77 años en diciembre de 2020, vino de Sicília, Italia a Sudáfrica cuando era un joven de 21 años y era peluquero profesional a finales de los 60. Durante los últimos 56 años, ha estado cortando cabello y recortando barbas en Riviera Salon. 

[…] La conversación rápidamente toma un giro sombrío cuando la tranquila desolación del estilo limpio y ordenado de los 60, sin un pelo en el suelo, el salón plantea la cuestión de la siempre terrible pandemia del Covid-19. Lorenzo, como tantos otros, víctima no del virus, sino del encierro y de la reacción del gobierno al virus. 

[…] “Los de arriba, no se preocupan por mí, ni por ti ni por los chicos de la calle, solo se preocupan por ellos mismos y ahora todo el mundo está empezando a ver eso. Es un crimen de cuello blanco, ¿Dónde está la justicia? Pero este virus lo cambiará todo. Cambiará nuestra manera de pensar y el mundo debe cambiar.” 

[…] “Esto es lo que vemos, esta es nuestra perspectiva y nos olvidamos de que este pequeño fragmento que vemos no es la imágen completa. Todas las partes oscuras y todas las partes claras son necesarias para hacer una pintura grande y hermosa. Necesitamos tanto la oscuridad como la luz para crear una imagen hermosa, por lo que las cosas malas y oscuras que estamos viviendo y experimentando ahora significan que hay una pintura hermosa en proceso. En el sufrimiento, las personas se moldean para volverse más fuertes, pero el problema es que perdemos la perspectiva y miramos la mancha oscura del pequeño rincón”. 

Debido a la pandemia y el bloqueo nacional de los últimos meses impuesto por el gobierno, Lorenzo no tiene más remedio que, después de más de 56 años, cerrar permanentemente las puertas de Riviera Salon y terminar con su legado en Thibault Square. […] 

Epílogo 

Lo que puedo decirles sobre el día y el rodaje es que es uno de esos que fueron menos que ideales y nada salió como lo planeé e imaginé, sin embargo la historia estaba allí y era real y me conmovió de una manera que nunca podría haberlo imaginado. Y creo que así es exactamente como se desarrollan este tipo de “historias de la vida real” la mayor parte del tiempo. Realmente nunca puedes planificarlo y configurarlo. Es la vida misma desplegándose frente a ti y lo mejor que puedes hacer es estar abierto a ella y aceptarla cuando se te presente. […]

Cuando vi el lugar por primera vez, imaginé esta hermosa luz perlada de la madrugada cayendo a través de las grandes ventanas de vidrio ideal para los retratos, pero después de concertar una cita con Lorenzo, me desperté con un cielo nublado por la mañana. Tenía solo mi Mamiya de medio formato y no quería traer más cámaras conmigo ya que sabía que solo serían una distracción y podrían asustar más a la persona resultando ser una obstrucción para la historia real que estaba buscando, que al final, es la razón principal por la que quería visitar a Lorenzo en primer lugar. 

[…] Estaba tan desconsolado que casi me costó toda la historia y me hizo querer abandonar todo el proyecto, sin embargo, la historia me perseguía y había algo en esa mañana que se me quedaría para siempre. Esto, una vez más, fue un recordatorio de que la fotografía, la historia humana y la empatía siempre son lo primero: las imágenes son subproductos de la vida real experimentada en ese momento en el tiempo.” 

 

Willem van der Heever. Traducción Visualkorner 

 

Leemos esta historia de Willem van den Heever y nos paramos a pensar, ¿Cuántas veces nos habrá pasado lo mismo? ¿Cuántas otras nos volverá a pasar? 

Siempre planificas hasta el último detalle en tus sesiones, preparas todo tu material, lo dejas todo en perfectas condiciones para realizar la sesión de manera perfecta; piensas en que puede ir mal, con qué contratiempos te puedes encontrar y cómo los puedes resolver, hasta que llega el día de la sesión y te das cuenta, que no siempre lo que tu habías planificado es el mejor resultado. 

Quizá, como en el caso de Willem van den Heever, el tiempo no es el que creías, empiezas a hablar con la persona a quien querías retratar y resulta que su historia te sorprende y te atrapa mucho más de lo que hubieras imaginado. Tu cámara, Mamiya 645 presenta problemas en los primeros 5 disparos, haces la cuenta, estás usando un carrete Portra 400 120, escogido especialmente para la ocasión gracias a su fantástico resultado en retratos, solo te quedan 7 intentos más, piensas que ya no podría ir peor. Entonces, una vez finalizada la sesión, revelas el carrete, y ves que han salido unas fotos increíbles. 

Esa sesión se ha convertido en una maravillosa historia y te das cuenta que, por mucho que llegues a planificar cualquier cosa, las cosas se desarrollarán a su paso, como la vida misma y solo nos queda aceptarlo y disfrutarlo en la medida de lo posible. 

Puedes leer la historia completa de Willem van den Heever clicando aquí 

¿Por qué Portra 400?

Es una película pensada inicialmente para retratos, de ahí su nombre que proviene del inglés ‘Portrait’, ya que da unos excelentes tonos de piel, además de tener una saturación de color excepcional en multitud de condiciones de iluminación y un grano extremadamente fino. Soporta fácilmente altas velocidades de obturación e incorpora la tecnología de las películas de cine profesional de Kodak Vision, resultando un carrete idóneo para la digitalización en escáneres gracias a su grano tan fino. 

Al reunir todas estas características, resulta un carrete ideal para fotografía de retrato, moda, naturaleza o viajes. Forma parte de la gama profesional de Kodak, junto con Kodak Ektar 100, Kodak Portra 160, Kodak Portra 800 y Kodak Ektachrome 100. 

Mamiya 654 es una de las primeras 6×4,5 de la marca además de ser una de las primeras réflex de formato medio. Presenta una gran calidad, robustez y sobre todo fiabilidad. Es básicamente una cámara de funcionamiento manual. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button
Abrir chat