Exposición ‘El Aliento Vital’ de Ioana Vrabie

Llega a Visualkorner la exposición “El Aliento Vital” . “Los pulmones son árboles colgando del cielo” de Ioana Vrabie y que se podrá ver en nuestro laboratorio hasta el día 7 de julio. Ioana Vrabie nos presenta su exposición con el siguiente texto:

‘El Aliento Vital’ de Ioana Vrabie

Nos deslizamos a este mundo boca abajo y con un fuerte grito anunciamos nuestra llegada, mientras dejamos que el primer aliento nos llene de aire y de vida los pulmones.

Dependiendo de la disponibilidad y fuerza de los brazos que estén allí para recibirnos mientras nos giramos boca arriba, nuestro aterrizaje puede ser suave, duro y a veces incluso forzoso, en un lugar supuestamente llamado “hogar”.

Cuanto más parecido ese lugar sea a un Locus Amoenus (un lugar idílico y agradable), más fácil será para nosotros confiar en la vida, respirar relajados, entregarnos y permitir que estos brazos humanos  –que percibimos como divinos– nos reciban y cobijen como solía hacerlo el útero materno y apoyen con suavidad nuestra transición del interior al exterior. En este escenario, podemos crecer y llegar a nuestro máximo potencial: rectos y fuertes como grandes árboles con raíces profundas que sorben el néctar del suelo de los antepasados y que se estiran altos para dejarse besar por el sol. Nuestro tronco se desarrolla sólido y flexible para plegarse y no romperse y está bien protegido por la corteza, listo a enfrentar el clima y todas sus diferencias. Podemos comunicarnos con confianza, dando y recibiendo de nuestro entorno, de forma constructiva, sabiendo quiénes somos y qué necesitamos. Estamos bien plantados.

Para algunos de nosotros, el nido familiar es un lugar ruidoso y desordenado, sin apoyo claro, orientación y respuestas a nuestras preguntas sobre la vida. Buscamos información y atención con ganas y curiosidad; y después de algunos intentos fallidos y respuestas sin coherencia, iniciamos un diálogo interno que da vueltas en nuestra cabeza. Porque parece que, aparte de nosotros mismos, no hay nadie que nos escuche y en quien podamos confiar.

Los confines entre interior y exterior, entre lo real y lo fantástico se vuelven borrosos y acabamos luchando para percibir dónde están nuestros límites personales también: no sabemos quiénes somos y qué necesitamos, cómo dar y cómo recibir. Mejor no hablar y aislarse en silencio. Miramos a nuestro alrededor, tratando con grandes esfuerzos de “leer” y dar sentido a una realidad caótica. ¡Ojalá tuviéramos una capa mágica para desaparecer!

En lo más profundo de nuestro ser queremos escapar, sin saber exactamente a dónde. Simplemente soñamos con un lugar hermoso, un lugar pacífico donde ser escuchados y aceptados, así que dejamos el nido y seguimos volando sin parar sobre diferentes tierras y mares, estudiando caras y paisajes. Y quedamos boca abajo, colgando del cielo con nuestras raíces hundiéndose en el aire. Y oscilamos sobre la superficie terrestre como un péndulo, hasta que advertimos de que nada es suficientemente bueno o siquiera parecido a esa casa que nunca hemos tenido. Entonces nos damos cuenta de que no nos queda mas que tomar la decisión de aterrizar, dejar de estar suspendidos casi sin aliento y plantarnos para crecer.

Barcelona es el lugar que elegí para mi aterrizaje y donde llegué con la intención de quedarme, por casualidad solo algunos días antes de que comenzara el confinamiento en marzo del 2020. Tuve que parar de volar y a la fuerza mis raíces aéreas fueron cortadas simbólicamente por una mascarilla impuesta.

Esta exposición es una retrospectiva de mi camino artístico, psicológico y existencial de autodescubrimiento. Una forma de investigación de la vida a través de la fotografía. Al mirar hacia afuera a través de la lente de mi cámara, en realidad llegué a descubrir mi mundo interior: la fotografía me abrió la puerta de aquel hogar que siempre ha existido dentro de mí, pero al que no sabía cómo acceder ya que no había encontrado la llave.

Busqué mi hogar por todo los lados, comprendiendo al final que no depende del sitio, que se puede encontrar en cualquier parte; porque reside en el Aliento Vital que nos empuja a este mundo, nos ancla a la naturaleza a través de un proceso simbiótico de dar y recibir que nos enraíza en la Tierra.

Basta solo con confiar en ese Aliento Vital, elegir estar boca arriba y dejar que los pulmones sigan colgando del cielo.

‘El Aliento Vital’ de Ioana Vrabie

Ioana Vrabie es una fotógrafa internacional conocida por capturar fascinantes imágenes analógicas de exposición múltiple que a primera vista parecen «incorrectas».

Sus imágenes atrapan a los espectadores y los invitan a mirar cada vez mas profundamente para lograr un estado de presencia profunda típico de la era analógica y liberarse del frenético desplazamiento y barrido de imágenes digitales en dispositivos portátiles.

Nacida en Transilvania, Rumania, Ioana Vrabie creció en La Toscana, Italia y pertenece a la generación de los Xennials, la que ha vivido la transición desde los medios analogícos a los digitales.

Experimentó un profundo conflicto interior mientras crecía entre dos realidades opuestas, la comunista rumana y la capitalista italiana, sin sentirse del todo a gusto en ninguna de ellas y acumulando un creciente y constante sentimiento de inquietud y ganas de escaper, que la empujó a viajar por todo el mundo, a vivir en diferentes paises, mudandonse 30 veces en busqueda de su hogar, un lugar donde finalmente encontrar su paz.

Este conflicto encuentra solución en su trabajo a través de la creación de una tercera realidad visual donde dos o más perspectivas convergen y se superponen para sintetizar su visión multicapa.

Dispara solo en analógico y no usa Photoshop para manipular las imágenes. Todo sucede en la cámara y el resultado final es visible solo cuando se revela la película.

Reside en Barcelona y sus obras han sido expuestas en Londres, Roma, Budapest y Barcelona y pertenecen a colecciones privadas.

Su trabajo ha sido apreciado en varios concursos internacionales; actualmente está preseleccionada para el Siena International Photo Award 2021, categoría Covid, con la imágen New Swing de la serie New Normality.

‘El Aliento Vital’ de Ioana Vrabie

Impresión y acabado

Las copias de la exposición han sido impresas en 𝐇𝐚𝐡𝐧𝐞𝐦ü𝐡𝐥𝐞 𝐏𝐡𝐨𝐭𝐨 𝐑𝐚𝐠® 𝐁𝐫𝐢𝐠𝐡𝐭 𝗪𝐡𝐢𝐭𝐞 𝟑𝟏𝟎𝐠𝐫., papel artístico blanco claro hecho a base de algodón 100%. La suave estructura de fieltro y la suave sensación al tacto de Photo Rag® confieren a cada impresión una expresiva profundidad y tridimensionalidad. El alto grado de blancura del papel permite reproducir motivos de gran contraste con un brillo especial, colores luminosos, un negro profundo y una reproducción excepcional de los detalles.

Cuatro de las fotografías de la exposición son una nueva serie de la autora que ha sido impresa en HAHNEMÜHLE BAMBOO 290gr. Es el primer papel FineArt Inkjet del mundo elaborado a partir de un 90% de fibras de bambú y un 10% de algodón, y representa para la industria del papel, el respeto a la naturaleza y al medioambiente. El papel de bambú de tono cálido blanco natural destaca por su estructura de fieltro suave, ligeramente texturizada con una agradable sensación al tacto. El recubrimiento premium mate inkjet proporciona resultados de impresión excelentes con una fina reproducción de detalles y colores, sobre todo, hace resplandecer las impresiones monocromas y de colores cálidos. Esta excepcional combinación de fibras de bambú, de producción sostenible, superficie de textura suave y convincente calidad de impresión confiere sensualidad y alma a cada obra de arte.

Posteriormente han sido enmarcadas en nuestro laboratorio, algunas de ellas en marcos de aluminio y otras en marcos de madera natural.

‘El Aliento Vital’ de Ioana Vrabie


¿Qué? Exposición fotográfica ‘’El Aliento Vital‘’ de Ioana Vrabie

¿Cuándo? Del 27 de mayo al 7 de julio de 2021

¿Dónde? Visualkorner (Carrer Balmes, 354, baixos, 08006, Barcelona)

¿Cuánto? Gratis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button