Llega a VisualKorner la muestra ‘Dreamers of Decadence’, de la fotógrafa Helena Aguilar

Imagen que forma parte de “Dreamers of Decadence”, de la fotógrafa Helena Aguilar.

Este mes se instala en el espacio expositivo de nuestro laboratorio “Dreamers of Decadence”, un proyecto fotográfico iniciado en 2017 por la artista experimental Helena Aguilar y en el que la autora retrata a mujeres que parecen salidas de otra época en ambientes donde impera una belleza decadente.
El nombre del la muestra y del proyecto de la fotógrafa olotina hace referencia a título de un libro escrito en 1971 por el historiador de arte, ilustrador y esteta Philippe Jullian y en el que el autor diserta sobre el movimiento decadente y simbolista de finales del siglo XIX. Tomando como punto de referencia ambos movimientos artísticos, el proyecto pretende explorar la estética ligada a estas corrientes de pensamiento, así como interpretar el concepto de decadencia como una forma de escapismo y de ensueño.

PERE PARRAMON: “Cada pieza de esta exposición es la estrofa de un poema decadentista”

En la veintena de imágenes que conforman la muestra encontramos bellos rincones abandonados en los que la naturaleza, lentamente, comienza a extenderse recuperando el territorio perdido. Así mismo, en estos contextos oníricos aparecen los perfiles de diferentes mujeres que representan a aquellos personajes femeninos que se enmarcaron en estos movimientos de final de siglo y que lucharon sin descanso por la ascensión de la mujer en la sociedad a través del arte y de la cultura.

IMPRESIÓN Y ACABADO

En Visualkorner hemos realizado las copias para la muestra “Dreamers of Decadence” con papel Hahnemühle German Etching 310gr, un papel FineArt de acabado mate y con una superficie lisa aterciopelada de estructura muy fina. Este papel, que originalmente estaba destinado a los grabados, es uno de los soportes más usados mundialmente para la reproducción de obras de arte y de fotografías por su excelente acabado. Las imágenes se han enmarcado en un paspartú libre de ácidos que ha sido elaborado artesanalmente y a medida en nuestro laboratorio. Para acabar, las fotografías han sido presentadas en unos marcos de madera con perfil italiano.

El crítico y licenciado en Historia del Arte, Pere Parramon (Girona 1977), ha analizado la obra de fotografía experimental “Dreamers of Decadence” y comparte su interpretación personal con el siguiente texto:

El siglo XIX se extingue, y Europa se hunde en el humo de la industria. Subyugados por nuevas máquinas y a redós de viejas academias, los imperios extienden tentáculos avariciosos sin saber que el mundo a dominar se derrumbará pronto en la Gran Guerra. Algunos artistas lo intuyen y levantan bellos refugios donde el exceso, último reducto ante el desastre, acontece sagrado. Desde sus interiores cubiertos de esmaltes y camafeos, levantan la voz los apóstoles paganos de las nuevas sensibilidades fin de siècle: parnassians, simbolistas, dandies, decadentistas, esteticistas, femmes fatales… todos y todas alaban una antigüedad más antigua que la de las iglesias y las leyes, un hedonismo más allá del placer, y una realidad llena de rendijas desde donde ver otra realidad, invisible, dionisíaca. En sus salones danzan faunas somnolientas, sádicas princesas y esfinges coronadas, se sienten los perfumes de las flores del mal y del opio, y el verde de la absenta se confunde con el de las esmeraldas orientales. La noche, desvelada tanto por la luz de gas como por la razón y el mecanicismo, acontece la mezcla de sombras pregonas y chispas hirientes que denominamos contemporaneidad. Tres gritos lo profetitzan a finales del siglo XIX: la sirena de la fábrica, el agónico canto del cisne de los artistas de “fin de siglo”, y el chillido sordo y oscuro que Edvard Munch pinta en un rostro cadavérico abocado al fiordo que aún hoy es el abismo de todos los temores.
La artista Helena Aguilar Mayans (Olot, 1989) convoca los espíritus de aquellos movimientos que entendieron tan bien que todo esplendor incluye indefectiblemente su final, que la belleza puede brillar desde las joyas o desde la purulència de llagas abiertas y que la nostalgia no es un estado, sino una actitud. Una disposición, a pesar de lo que pueda parecer, más del presente que del pasado, esta es la lección estética. Las imágenes de Dreamers of Decadence se construyen desde el anacronismo y la paradoja: fotografía analógica en tiempo de nebulosos limbos digitales, palacios abandonados embellecidos por la vejez, jóvenes en la flor de la vida vestidas con las ropas de fantasmas prisioneros en el éter del sueño y el recuerdo. Así, cada pieza de esta exposición es la estrofa de un poema decadentista; recitado convenientemente, por un lado es capaz de convocar a los muertos que un día afilaron las armas del arte para tomar conciencia de los retos de su tiempo, y de la otra, aquí y ahora, atizar nuestras miradas contemporáneas. Esta es, precisamente, la nostalgia fin de siècle, la capacidad de volver los ojos hacia otro lugar para intensificar la experiencia del presente, y este es el muelle emocional y artístico de la obra de Helena Aguilar Mayans: de la misma manera que en una séance o sesión espiritista, penetrar nuestros cuerpos y nuestras mentes con ecos que todavía tienen mucho que decir… y despertar nuestras voces propias.
Pere Parramon (Girona, octubre de 2018)


Qué? Exposición fotográfica ‘Dreamers of Decadence’ 

Cuándo? Del 31 de octubre hasta el 22 de noviembre

Dónde? VisualKorner (C/ Balmes, 354. Barcelona)

Cuánto? Gratis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *