Héctor Mediavilla: «Mis fotos hablan del ser humano y de su lucha para ser más feliz»

El fotógrafo Héctor Mediavilla (Barcelona, 1970) es economista de formación. Después de trabajar durante varios años en una multinacional, decidió coger la mochila y partir a Sudamérica. Estuvo allí un año, y descubrió que la fotografía, que para él era todavía un hobbie, podía ser una alternativa de vida para hacer lo que realmente le gustaba: viajar y hacer fotos. De formación fotográfica autodidacta, Mediavilla  publica con regularidad sus fotografías en la prensa internacional, en medios como Colors, Geo, New York Times, Newsweek, Time, Business Week, XXI, Esquire, Internazionale, IO Donna y Photo. En esta entrevista hablamos sobre su trayectoria y la fotografía como una herramienta para la transformación social.

De entre toda tu trayectoria, ¿cuáles son los temas o escenarios que más destacarías?
Mi primer reportaje en profundidad, dedicado a las Casernas de San Andreu (Barcelona), que titulé «El otro Fòrum de les Cultures». Era un tema de denuncia que empecé a trabajar en 2001 y estuve dos años con mucha implicación personal.

"El otro Fòrum de les Cultures" / Héctor Mediavilla
«El otro Fòrum de les Cultures» / Héctor Mediavilla

No quiero destacar una historia por encima de las otras. De todas las que he hecho me gusta su fondo: hablan del ser humano y de su lucha para ser más feliz. En general, me interesan los temas humanos y de denuncia. Lo que de verdad me gusta –ya sea a través de la fotografía, el cine o el vídeo documental– es explicar historias contemporáneas relacionadas con la construcción de identidades de grupos singulares y que, sobre todo, muestren aspectos de la realidad que pasan desapercibidos.

¿Por ejemplo?
Durante los años 2003 y 2010 retraté la Société des Ambianceurs et des Personnes Elegantes (S.A.P.E) del Congo, un tema que me permitió hablar de África desde una perspectiva alternativa, alejada de los tópicos del hambre, las guerras y los safaris.

"El SAPE congolés" / Héctor Mediavilla
«S.A.P.E» / Héctor Mediavilla

Además de la S.A.P.E he documentado en profundidad cuestiones como el impacto social de la migración en familias mexicanas. Bajo el título “Penélopes mejicanas”, quise tratar la desestructuración familiar causada por la migración. Normalmente, se nos habla de este tema como un problema entre los migrantes, las mafias y las fronteras pero, a menudo, se obvian las historias de las personas que se quedan esperando el retorno del migrante. Historias de resistencia y sufrimiento.
En definitiva, aporto mi mirada y comprensión sobre una realidad concreta para intentar completar «la verdad» imperante en nuestra sociedad occidental acerca de temas como África, la migración y sus consecuencias.

"Penélopes mexicanas" / Héctor Mediavilla
«Penélopes mexicanas» / Héctor Mediavilla

¿Como entiendes la fotografía? Crees que es una herramienta de denuncia o de sensibilitzación social?
Un poco de todo. La expresión “una imagen puede cambiar el mundo” es cierta en parte. Es decir, la fotografía permite visibilizar, crear conciencia, incomodar y, a partir de aquí, activar mecanismos de transformación, pero no puede cambiar la realidad directamente. Es una vía para explicar historias que nos permitan entender mejor el mundo en que vivimos y cambiarlo. En este sentido, la fotografía tiene un punto didáctico, pero no en el sentido en que se acostumbra a entender. Dicho de otra forma, me gusta sugerir, no imponer; plantear cuestiones y que sea el espectador quién se de cuenta de las contradicciones de nuestro mundo y, si lo considera oportuno, cambiar su acción.

¿Podemos considerar tus reportajes como piezas periodísticas?
Cada vez más, las barreras entre la fotografía documental y el periodismo son más ténues, menos claras. Pero una cosa es evidente: decir las cosas con objetividad es imposible. Por este motivo, yo doy mi punto de vista y me centro en aquellos aspectos de la realidad que apoyen mi visión particular porque el espectador los pueda interpretar. Sin cambiar la realidad, solo poniendo el foco en lo que considero realmente importante de aquella cuestión. Como autor no me interesa ofrecer noticias, sino artículos de opinión, para hacer un símil.

"Megalopolis underground" / Héctor Mediavilla
«Megalópolis» / Héctor Mediavilla

Por ejemplo, en el trabajo “Megalópolis” pretendía hablar sobre la deshumanización de las ciudades. Por este motivo, decidía fotografiar los metros de Ciudad de México y Sao Paulo en horas punta, cuando la gente está completamente enlatada. En realidad, el metro de esta ciudad es un medio de transporte muy eficiente, a pesar de ser una de las mayores ciudades de Latinoamérica, con más de 20 millones de habitantes. Pero sin duda, mis fotografías no trasmitían lo mismo, ya que mi objetivo no era retratar objetivamente el metro de Ciudad de México o Sao Paulo, sino coger estas imágenes como pretexto para hacer una reflexión sobre las megalópolis.

Sobre el proyecto ‘Puc fer un milió de coses’: ¿qué valoración haces?
No es el primer proyecto de fotografía participativa qu hago. El año pasado, de octubre a diciembre, hice uno en Martorell con un grupo de mujeres en situación de riesgo social. En el caso de ‘Puc fer un milió de coses’ he trabajado con personas con inteligencia límite.
Poder acompañar a estas personas y ayudarlas a abrir alguna puerta me encanta y me hace muy feliz. Es muy bonito ver la satisfacción tanto de ellos como de sus familias. Seguramente, haber hecho este taller será uno de los hitos de su vida. Y a mí me mueve mucho el resultado humano, es brutal.

12227206_524387711063530_5438902642582661026_n

En este sentido, ¿cuál es el poder de la fotografía?
Diría que con este tipo de proyectos es cuando realmente transformas más la sociedad. Me podría haber dedicado a hacer un reportaje sobre la inteligencia límite que fuera estéticamente muy potente, pero el impacto estaría a años luz del que hemos conseguido con este taller. Personalmente, he intentado respetar la visión y la forma de ser de cada persona, su particular visión del mundo. Yo solo los he acompañado, no les he impuesto nada.

Descríbete con una palabra (como fotógrafo).
Curioso y humano.

¿Blanco y negro o color?
Depende del tema. Pienso que la forma estética es muy importante, pero se tiene que adaptar al fondo de la historia. Primero viene la historia y después, la forma como la quiero explicar.

¿Analógico o digital?
Son dos técnicas radicalmente distintas. Yo empecé con el analógico y le doy mucho más valor, es mucho más difícil. Actualmente, todavía hago algunos temas con analógico. Es un ejercicio para depurar mi mirada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button